12 marzo 2012

Amanecer entre aromas


Casa de tabaco
     A la hora de elegir de entre tantas marcas y formatos como existen, el buen fumador se ha de armar de paciencia pero también de ciertos conocimientos aunque sean básicos. Ciertos puros y entre ellos los puros habanos, son considerados de mejor calidad que otros. Los fumadores expertos prefieren los puros con liga de hoja larga y hechos a mano, elaborados con tabaco selecto, tanto en la tripa como en la capa y que han envejecido durante más tiempo, siendo los más exquisitos los más añejos que estan compuestos por tabaco de una única cosecha.
     Armados con determinados conocimientos sobre el color, forma, tamaño, etc. se puede empezar a estudiar el aspecto exterior y las caracteristicas de ese puro que vamos a considerar como nuestro. Tal vez no llegemos nunca a identificar que tipo de puro es por sus cenizas, pero disfrutaremos sin la menor duda de esa indagación tan sutil que al final nos llevará a esa vitola que degustaremos en toda su fumada.
     Independientemente de nuestra experiencia, la compra de un puro constitulye toda una aventura, y sobre todo de una caja completa por lo que hay que examinar la caja con todo detenimiento para asegurarnos que todos los puros son del mismo color, una mustra más de la seriedad del fabricante.
     La busqueda del puro prefecto que sea acorde a nuestro peculiar gusto será siempre un proceso totalmente enriquecedor que durará toda la vida y permanecerá en nuestra memoria.